Torrijos en la playa

9 11 2009
fusilamiento-de-torrijos

Fusilamiento de Torrijos y sus amigos, Antonio Gisbert Pérez, 1888, museo del Prado

Ya que lo hemos usado de excusa para un juego demos ahora alguna información importante sobre el protagonista cuadro:

José María de Torrijos y Uriarte, militar y de familia noble, uno de los últimos ajusticiados liberales durante la restauración absolutista en España. Ingresó a los diez años en el ejército y a los trece consiguió el nombramiento de capitán. La guerra de la Independencia (1808-1814) le sorprendió en la Academia militar de Alcalá de Henares. Fue ascendido a coronel y en 1813 contrajo matrimonio con Luisa Carlota Sáenz de Viniegra. Finalizó la guerra con la graduación de general.

La restauración absolutista le llevó a tomar partido por los liberales del Partido Progresista y no acepta partir para América a combatir contra los independentistas. En 1817 el general Torrijos participa en la conspiración fallida del general Lacy para levantar al ejército en Andalucía y por ello es llevado a prisión.
Con la rebelión victoriosa de Rafael de Riego en 1820 fue excarcelado y durante el Trienio Liberal fue nombrado Comisario de guerra (1823), dirigiendo la resistencia contra los Cien Mil Hijos de San Luis, el ejército francés enviado por las potencias europeas para reponer a Fernando VII en el trono absoluto.

Tras ser derrotado en Cartagena, Torrijos y su mujer partieron hacia Marsella y de allí a Inglaterra (1824), donde contactaría con los llamados Apóstoles de Cambridge, colectivo de intelectuales británicos con ideas románticas, y algunos de los españoles exilados, con los que co-fundará la llamada Junta de Londres.

En septiembre de 1830 llegó a Gibraltar donde se reúne con antiguos colaboradores. Intentan reiteradamente penetrar en España a través de Algeciras, de La Línea de la Concepción y nuevamente de Algeciras, pero todas las tentativas fracasan, obligando a Torrijos a permanecer en Gibraltar.

Viendo imposible actuar en el Campo de Gibraltar por la extrema vigilancia realista, Torrijos decide desembarcar en Vélez Málaga, confiando en que con su presencia las tropas de Málaga primero, y luego las de toda Andalucía se rebelarían contra el rey Fernando VII. Pero es víctima de un plan urdido por el antiguo compañero de armas y ahora gobernador de Málaga, Vicente González Moreno, para conseguir su captura.

El 30 de noviembre de 1831 partió de Gibraltar junto con 52 compañeros pero a la altura del cabo de Calaburras en Mijas, el buque de guerra Neptuno les esperaba, por lo que tuvieron que desembarcar en Fuengirola y huir hacia el interior, siendo perseguidos y apresados en Alhaurín de la Torre el 5 de diciembre y conducidos a Málaga, donde fueron encarcelados.

El día 10 de diciembre se recibió la orden de fusilamiento firmada por Fernando VII, quien escribió de su propio puño y letra: “Que los fusilen a todos. Yo, el Rey.” Y al amanecer del 11 de diciembre de 1831 en las malagueñas playas de San Andrés son fusilados todos los conspiradores, incluyendo un grumete de tan solo 15 años.
Los restos de Torrijos y sus compañeros se encuentran debajo del obelisco erigido en su honor en la malagueña plaza de la merced, que vio nacer a Pablo Ruiz Picasso. Dicho obelisco está rodeado por una verja que delimita una porción de terreno de soberanía francesa por orden de Isabel II, para prevenir futuros cambios de gobierno o régimen y que así se respetaran los restos de Torrijos y compañeros.