El hijo de Anastasia

21 11 2009

Buenaventura Durruti, 1896-1936

Seguramente, con la foto aquí expuesta no habría habido problema en reconocer quién era el hijo de Anastasia: José Buenaventura Durruti Domingo ; al que, por cierto, su familia llamaba Pepe. Anarquista leonés, nacido en 1896 y que, a pesar de fallecer en noviembre de 1936, se convirtió en una de las figuras más significativas de la Guerra Civil española.

73 años después la memoria de los fallecidos sigue generando polémica, desgraciadamente en este caso la polémica no se genera entre los bandos enfrentados en la guerra sino entre las diferentes divisiones y diferentes sensibilidades el movimiento anarquista español.

Columna Durruti

Una curiosidad. Un cartel como este o parecido dio lugar a que un grupo musical británico usase The Durruti Column, como nombre artístico, sin que Vini Reilly, líder del grupo, conocíese la relación del nombre con España hasta que actuó en este país.





20 N: el día que murió…

20 11 2009

Ahora vendría la respuesta automática, la que tenemos todos grabada en la cabeza. Pero no, esta vez no. Se trata de un pequeño acertijo o Enigma Histórico (dicho así queda como más importante).

20 de noviembre el día que murió el hijo de Anastasia, como dirían en su pueblo, o poniéndolo más fácil: el día que murió el hombre de la foto.

¿Quién es?

A ver: se admiten apuestas. ¿Quién será más rápido que Pastrana el inevitable?





Más… que el caballo de Espartero

15 11 2009

La mayoría de vosotros habéis pronunciado alguna que otra esa frase. sobre todo el tipo que, otra vez más, ha sido el más rápido, Pastrana, el inevitable. Pero lo habéis dicho siempre sin saber quien era Baldomero Espartero.

Bueno, pues aquí van unas imágenes y una pequeña biografía:

espartero_BN_caballo1

Espartero a caballo

Baldomero Espartero, conde de Luchana, duque de la Victoria y príncipe de Vergara. Militar y político español (Granátula, Ciudad Real, 1793 – Logroño, 1879). Hijo de un carretero de La Mancha, adoptó el segundo apellido de su padre (pues su nombre completo sería Baldomero Fernández Álvarez Espartero). Al estallar la Guerra de la Independencia (1808-14) abandonó la carrera eclesiástica y tomó las armas. Desde 1810 permaneció en el Cádiz sitiado por los franceses, donde se estaban desarrollando las Cortes constituyentes; allí realizó sus primeros estudios militares. Entre 1815 y 1824 estuvo destinado en América, donde combatió contra los independentistas hasta que España perdió sus colonias en el continente; sus partidarios serían conocidos popularmente como los ayacuchos aun cuando Espartero no participó en la batalla de Ayacucho en clara alusión a la influencia que sobre sus ideas políticas tuvo aquella campaña

Al morir Fernando VII, apoyó la causa de Isabel II y de la regente María Cristina, en virtud de sus convicciones constitucionales. Luchó contra la reacción absolutista en la Primera Guerra Carlista (1833-40), hasta obtener el mando del ejército del Norte a raíz del motín de los sargentos de La Granja (1835). Rompió el cerco carlista de Bilbao venciendo en la batalla de Luchana (1836); organizó la defensa de Madrid frente a la expedición de don Carlos (1837); y aprovechó las disensiones en el bando carlista para atraerse al general Maroto y negociar con él la paz que sellaron ambos con el «abrazo de Vergara» (1839). Luego se dirigió al Maestrazgo, donde venció a Cabrera en 1840, poniendo fin a la guerra.

Desde entonces puso su prestigio al servicio de sus ideales políticos progresistas. Se enfrentó al conservadurismo de María Cristina haciendo que ésta le nombrara presidente del Consejo de Ministros en 1840-41; pero, ante la resistencia de la regente al programa liberal avanzado que defendía, exigió a ésta que abdicara e hizo que las Cortes le nombraran regente a él mismo (1841-43). Completaba así la ascensión social que, desde un origen modestísimo, le había llevado a ser conde, duque, grande de España y, finalmente, regente. El «espadón» progresista se enemistó con muchos de sus partidarios, a causa de su modo de gobernar autoritario, personalista y militarista; en 1843 se vio obligado a disolver unas Cortes que se le habían vuelto hostiles.

asocia_espar1

Espartero sin caballo

Un pronunciamiento conjunto de militares moderados y progresistas (encabezados por Narváez y Serrano) le arrebató el poder en aquel mismo año; pronto se declararía mayor de edad a Isabel II y comenzaría una década de predominio conservador. Espartero se exilió en Inglaterra, de donde regresó en 1849 para vivir retirado en Logroño. Una nueva revolución en 1854, llevó a Espartero a la presidencia del Gobierno; durante el siguiente «bienio progresista» (1854-56) avaló el reformismo de los liberales avanzados, pero no pudo evitar que se reprodujeran las mismas disensiones acerca de su liderazgo.

De nuevo fue expulsado del poder por un pronunciamiento encabezado por su antiguo aliado, el general O’Donnell, tras el cual vino un nuevo periodo de ostracismo político de los progresistas, que Espartero contempló pasivamente desde su retiro de Logroño. Allí recibió, tras la revolución que destronó a Isabel II en 1868, la oferta de Prim de hacerle elegir por las Cortes rey constitucional de España, oferta que rechazó. Tras la coronación de Amadeo de Saboya éste completó el encumbramiento honorífico de Espartero nombrándole príncipe de Vergara con tratamiento de alteza real.

Apostilla:

ESPART~3

El famoso caballo de Espartero

En Madrid hay un dicho popular que hace referencia a la estatua de Espartero, en la cale de Alcalá, que dice: “Tiene los cojones como el caballo de Espartero“, “Tienes más huevos que el caballo de Espartero” o “le ha echado más huevos que el caballo de Espartero” en referencia al tamaño de los testículos del caballo de la estatua. Se usa para aludir la valentía o bravura de alguien en alguna situación complicada.





Otro enigmatico personaje

14 11 2009

Espero que alguien corra más que Pastrana.

Aquí va. Quién es:

De él dijo alguien que era «… hombre de estatura mediana, […] no daba la impresión de pequeñez…. de ojos claros, mirada fría… sus músculos faciales no se contraían en momento alguno…»

En 1823 era ya coronel de Infantería a cargo del Batallón del Centro del ejército del Alto Perú. En este período fue destacada su actuación para destruir completamente la Legión Peruana. En 1835, en la primera ocasión que se le encomendó el mando de un ejército numeroso para combatir a la manera tradicional sufrió su primera derrota.

Fue presidente del consejo de ministros y en una ocasión llegó a decir “A Barcelona hay que bombardearla al menos una vez cada cincuenta años” (no era presidente del Real Madrid). Vivió exiliado en Inglaterra, en donde años más tarde se convertiría en Ministro plenipotenciario. En su ancianidad llegaron a ofrecerle la corona…





Desvelado

14 11 2009

Pastrana el Crack (según su propia definición) desveló la identidad oculta:

Juan Álvarez Mendizábal

Juan_Alvarez_Mendizabal

Aquí está el tío

Político español (Chiclana, Cádiz, 1790 – Madrid, 1853). Miembro de la burguesía comercial gaditana, actuó como proveedor del ejército organizado por Fernando VII para recuperar las colonias españolas en América (1820); junto con otros conspiradores, preparó el pronunciamiento de aquel ejército que, encabezado por el general Riego, obligó al rey a aceptar la Constitución de 1812.

No ocupó cargos políticos durante el siguiente Trienio Liberal, pero tuvo que exiliarse cuando los «Cien mil hijos de San Luis» restablecieron en España el absolutismo (1823). Sus actividades comerciales en Inglaterra le proporcionaron una gran fortuna. Y su prestigio político entre los exiliados liberales se acrecentó cuando contribuyó a financiar la expedición militar británica que acabó con el absolutismo en Portugal y aseguró en el Trono a María II (1834).

Por tal motivo, la corriente progresista del liberalismo español le propuso como alternativa para sustituir en el gobierno al moderado Martínez de la Rosa en 1835. Un movimiento revolucionario obligó a la regente María Cristina de Borbón a entregar el poder a Mendizábal, que fue nombrado ministro de Hacienda y primer ministro (1835-36).

La medida más significativa que adoptó fue la llamada desamortización de Mendizábal (1836), proceso de nacionalización de los bienes del clero regular para venderlos en pública subasta; aquella medida, inspirada por la Revolución francesa, tenía por objeto dinamizar la economía agrícola del país sacando al mercado libre el ingente patrimonio inmobiliario acumulado por las órdenes religiosas, formando además con sus compradores una clase media dispuesta a apoyar el régimen liberal y la causa de Isabel II; al mismo tiempo, la operación serviría para reducir la agobiante deuda pública y proporcionar al Estado medios económicos con los que financiar la guerra civil contra los carlistas (a tal efecto decretó la «quinta de cien mil hombres»).

La desconfianza de la regente le impidió completar su programa con la revisión del Estatuto Real en un sentido liberal y parlamentario, llevándole a dimitir en 1836. No obstante, un nuevo movimiento revolucionario le permitió recuperar la cartera de Hacienda en 1836-37, extendiendo las medidas desamortizadoras a los bienes del clero secular y decretando la extinción del diezmo eclesiástico.

Posteriormente volvió a ocuparse del mismo Ministerio en 1843. Tras la toma del poder por sus adversarios moderados, se exilió en 1844-47. Luego regresó a España y ejerció hasta su muerte como diputado progresista.





Enigma gaditano

12 11 2009

¿Quién es?

Masón del Taller Sublime, estuvo menos de un año en el poder, Trinitario militante. Único miembro judío en un gobierno español de su época; importó carey de Birmingham para la fabricación de peines. Hoy día hay quien utiliza su nombre equivocadamente para denominar a un ambulatorio





¡Haya paz, hijos míos!

10 11 2009

Esta vez la Speedy González de la Historia ha sido Laura Correas (se siente, Marcos). Felicidades a todos y ánimo. Seguid en la brecha.

Por cierto, dejad de lado las bnroncas virtuales y tratad de disfrutar de un juego que trata de ampliar vuestros conocimientos de Historia Contemporánea de España